higiene bucal

Nuestra boca requiere de unos cuidados diarios tanto o más que el resto de nuestro cuerpo, ya que es esencial para comunicarnos.

Además, es el primer órgano de entrada y procesamiento de los alimentos de nuestro aparato digestivo, lo que hace fundamental llevar a cabo una correcta higiene bucal.

En Web de Salud te contamos todo para que tengas siempre una boca limpia y libre de enfermedades.

Qué es la higiene bucodental

La higiene bucal es el conjunto de prácticas rutinarias que se deben realizar para mantener la salud bucal, y afectan no sólo a las piezas dentales, sino también a los tejidos blandos como la lengua, paladar, encías y paredes interiores de la boca.

Una boca sana se distingue porque:

  • Las encías no duelen ni sangran, al comer o al realizar la limpieza dental, y su color es de un tono rosado claro.
  • No existen restos de alimentos en los espacios interdentales.
  • No hay dolor de dientes ni molestias al comer.
  • Habitualmente no existirá halitosis, aunque ésta puede también tener otros orígenes, además de las infecciones bucales.

Cómo cuidar tu higiene bucal, pasos a seguir

Tal y cómo hemos explicado al principio de éste post, la higiene bucal es fundamental para mantener la salud bucodental, y prevenir problemas en dientes y encías, además de aportar seguridad en nuestro trato con los demás, y mejorar nuestro aspecto estético.

Los buenos hábitos de cuidado bucal, evitan dolorosas situaciones con costosos tratamientos que puede que no cubra tu seguro dental. E incluso previene la pérdida de las piezas cuando la progresión de las caries y enfermedades de las encías están muy avanzadas.

higiene bucal

Además de acudir a las revisiones y limpiezas dentales fijadas por el dentista, existen una serie de hábitos de higiene diaria que se deben realizar varias veces al día, para mantener la higiene bucal, preservando correctamente la salud de la boca, tales como:

  1. Lavarse la boca siempre después de ingerir alimentos, utilizando un cepillo ergonómico que facilite el acceso a todos los espacios entre dientes, y si puedes mejor utiliza un cepillo eléctrico, que te ayudará a mantener más fácilmente una buena higiene bucal.
  2. Utilizar una pasta dental adecuada que proteja el esmalte y desinfecte los dientes, trabajando por zonas, despacio, y repitiendo los movimientos al menos durante tres minutos.
  3. Enjuagar la boca con agua, y limpiar el cepillo de dientes, cambiándolo cada dos meses.
  4. Utilizar productos de enjuague desinfectante o con flúor si lo indica el higienista bucal.
  5. Trabajar con seda dental los espacios entre dientes para eliminar estos de alimentos que los cepillos no consiguen quitar.
  6. No comer entre horas si no vas a poder hacerte una limpieza dental inmediatamente.
  7. Evitar la ingesta de dulces y ácidos en cantidad.
  8. No utilizar tus dientes como herramienta para abrir objetos, o cortar alimentos de excesiva dureza como caparazones de marisco, caramelos, etc…
  9. Acudir al dentista para hacer una limpieza dental profesional y eliminar el sarro adherido a los dientes, al menos una vez al año si tienes una boca sana, o cuando lo tengas pautado si tienes algún problema.
  10. Masticar chicle con xilitol, y sin azúcar ayuda a producir saliva remineralizando con el calcio y fosfato que contiene frente a los ácidos generados por los alimentos.
  11. Para hacer un correcto uso del cepillo de dientes en una buena higiene bucal, debes de seguir estas pautas:
  • Colocar el cepillo a cuarenta y cinco grados de la encía y mover suavemente sobre la superficie superior de masticación de cada pieza en movimientos cortos, para después hacer pasadas en paralelo primero por la parte exterior y luego por la interior, para hacer una limpieza correcta de los dientes.
  • También hay que pasar el cepillo suavemente por encima de la lengua y limpiar el cielo del paladar y paredes interiores laterales.
  • Para terminar de limpiar correctamente los espacios interdentales hay que utilizar la seda o hilo dental, utilizando en cada lavado aproximadamente medio metro de hilo, sujetando con ambas manos a una distancia de aproximadamente cinco centímetros, para ir pasándolo de diente en diente, sin dañar las encías, y para evitar problemas bucales.
  • Finalmente utilizar un colutorio haciendo enjuagues.

higiene bucal

¿Por qué es tan importante mantener una boca sana?

Cada persona dispone de unos dientes diferentes en función de herencia genética y desde que estos aparecen pueden estar bien o mal alineados, generando el segundo caso un problema de partida.

Además, a medida que se va trabajando con ellos a lo largo de la vida, los hábitos de higiene oral y otros como el tipo de alimentación, además del uso de medicamentos, problemas de bruxismo y otros, producen un desgaste del esmalte que recubre la dentina.

Esto permite que la caries ataque deteriorando las piezas que se llegan a perder sin un adecuado tratamiento de salud oral.

Sin unas adecuadas medidas de higiene bucodental, la placa bacteriana y las caries, deterioran las encías y los maxilares provocando la pérdida de la dentición.

Además una oclusión dental defectuosa, produce una mala masticación de los alimentos, generando trastornos gástricos, dolores de cabeza y otras enfermedades.

Las revisiones dentales ayudan a detectar precozmente enfermedades bucales irreversibles como el cáncer de boca o lengua.

Los tratamientos realizados para curar caries superficiales se suelen deteriorar al cabo de unos años con una mala higiene bucal y falta de revisión, y como consecuencia las caries penetran más profundamente haciendo imposible una reconstrucción de las piezas.

Unas encías enfermas hacen que las piezas dentales comiencen a moverse, perdiéndose finalmente.higiene bucal

Y ahora que ya sabes cómo y por qué llevar una higiene bucodental adecuada, esperamos que sigas paso a paso nuestros consejos dentales, para mejorar la salud bucal y conseguir la mejor de tus sonrisas, libre de sarro, manchas y caries.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here