fisioterapia para dolor cervical

Cada vez es más común tener dolencias en el cuello o en la espalda, debido a la vida tan ajetreada que llevamos y las largas horas de trabajo frente a un ordenador o estando de pie. Por eso, hoy en Web de Salud te vamos a contar cómo ayuda la fisioterapia para el dolor cervical.

¿Qué es el dolor cervical?

También conocido como cervicalgia, es el resultado de problemas en los músculos, ligamentos, discos y nervios que tenemos situados en el cuello.

Esta lesión también se puede dar cuando encontramos un problema en las vértebras y en las articulaciones de las mismas.

Síntomas del dolor cervical

Lógicamente, uno de los síntomas principales del dolor cervical es sentir dolor en el cuello, otro de los síntomas que podemos sufrir es la sensación de rigidez, es decir, que nos cueste mover el cuello a causa de esta dolencia.

Pero fuera de las incomodidades que podemos sufrir en el cuello, tener dolor cervical nos puede llegar a dar cefaleas o mareos en casos más graves.

La clínica de fisioterapia en Getafe nos recomienda que en el momento que suframos ligeras molestias en el cuello procedamos a revisar la situación de nuestro cuello, para no tener que llegar a sufrir dolencias más graves.

¿Cómo tratar el dolor cervical?

Lo que más nos puede ayudar es la fisioterapia para el dolor cervical, ya que cuando tenemos cervicalgia no es tan sencillo librarse de ella.

La fisioterapia es una gran ayuda en estos casos debido a que favorece que los músculos se destensen mejorando la movilidad de los mismos, ya que cuando un músculo está tenso o contracturado, nos suele impedir el movimiento natural.

Sin duda, la fisioterapia para el dolor cervical es lo más efectivo, aunque deberás saber que depende de tu problema necesitarás más o menos sesiones, por eso es muy importante ir cuanto antes a revisar el estado de tu cuello; para evitar una dolencia más grave que necesites muchas sesiones.

¿Cómo evitar el dolor cervical?

Como hemos comentado en puntos anteriores es muy importante acudir a realizarse fisioterapia para el dolor cervical, pero, si quieres evitar esta dolencia o que no vaya en aumento te damos algunos consejos.

Ten poses limpias

¿Qué queremos decir con esto? Que tengas unas posturas corporales que no te lleven a tener esta dolencia.

Es decir, al sentarte mantén la espalda recta, y al andar también; ya que muchas personas tienden a encorvarse y eso finalmente puede ir aumentando las dolencias en el cuellos e incluso en la columna.

Haz ejercicio

Siempre comentamos los múltiples beneficios que te puede traer realizar ejercicios de manera periódica para tu salud.

En este caso, el ejercicio ayudará a que los músculos no se contracturen y de esta manera también puedas expulsar todo el estrés del día a día (que puede ser una de las causas por las que tengas dolor cervical).

Utiliza asientos de calidad

Por norma general no prestamos atención a los lugares donde nos sentamos, y esto puede afectar enormemente a la salud de nuestras cervicales.

Lo general que debemos buscar son asientos con respaldo que nos recojan de manera correcta las lumbares y la espalda, manteniendo una buena posición.

Por ejemplo, es verdad que los sofás nos atrapan; pero no son lo más correcto para la postura de nuestro cuello y espalda.

Duchas de presión

Este tip o truco, lo puedes usar antes de que aparezca la dolencia o cuando estás yendo a sesiones de fisioterapia para el dolor cervical y ayudar a tu propia curación.

Es bien sencillo, en tu ducha ponte la máxima presión de agua a una temperatura que soportes bien, apuntando al cuello durante 10 o 15 minutos; esto ayudará a que el músculo se relaje.

Ejercicios para prevenir dolencias

Finalmente, si eres una persona con tendencia a tener dolor cervical, te recomendamos que aumentes tus sesiones de fisioterapia para el dolor cervical.

Pero, si te cuesta mucho mantener posturas buenas para tu salud o simplemente sufres de mucho estrés, a continuación vamos a darte algunos ejercicios para que puedas mejorar tu estado:

  • Estiramiento de cuello: para este ejercicio debes estar sentado en un asiento sin respaldo, llévate un brazo a la espalda y mueve la cabeza hacia el lado contrario sujetándotela con el otro brazo y mantén esta posición durante 10 segundos. Haz lo mismo con el otro lado.
  • Relaja los omóplatos: Para este ejercicio debes mantenerte de pie, con las piernas abiertas. Entrelaza tus manos y colócalas enfrente de ti, y manténlas con los brazos extendidos hasta que sientas que se mueven tus omóplatos. Mantén esta postura 10 segundos y repítela tantas veces como quieras.
  • Relaja los hombros: este ejercicio es igual que el anterior, pero entrelazando tus manos por detrás de tu espalda con los brazos en extensión y sacando pecho. De esta manera lograrás que los hombros se destensen y mejore tu relajación cervical.
  • En caso de sufrir rigidez en el cuello: te recomendamos que te sientes como en el primer ejercicio; en este caso usa una toalla que sujete tu cabeza por debajo del cráneo y con esa sujección mueve la cabeza hasta que veas el techo y mantente 10 segundos.

La toalla te protegerá de realizarte una lesión más grave.

Esperamos que este artículo haya sido de tu ayuda y que seas capaz de mejorar tu dolencia cervical y sepas dónde realizar sesiones de fisioterapia para el dolor cervical para mejorar tu salud del todo.

Si te ha gustado este artículo y te ha servido de ayuda, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.