terapia cognitivo conductual

“No hay ninguna razón por la que no se pueda enseñar a un hombre a pensar”. Bajo esta premisa Burrhus Frederic Skinner hizo aportaciones novedosas a la psicología experimental cimentadas en el conductismo, uno de los padres de la actual terapia cognitivo conductual.

Este tipo de terapia psicológica es una de las más utilizadas en la actualidad, ya que la combinación de la terapia de conducta con las técnicas psicoterapéuticas cognitivas hace que sea muy eficaz en multitud de trastornos.

En síntesis, podemos decir que la terapia cognitivo conductual mide nuestros actos pero también nuestra forma de pensar.

Este tipo de tratamiento psicológico acepta la tesis de que la conducta humana es aprendida. Ninguno de nuestros miedos y frustraciones nace por sí solo, todos ellos son una parte de la educación que hemos recibido.

Desde pequeñitos adquirimos una forma de entender el mundo y empezamos a proyectar una imagen de nosotros mismos y de los demás. La terapia cognitivo conductual intenta entender cómo piensa uno de sí mismo y del entorno que le rodea.

Si solucionamos nuestro presente tendremos parte de nuestro futuro resuelto. Siguiendo esta premisa la terapia cognitivo conductual se centra en el aquí y ahora, o dicho de otro modo, no indaga en el pasado del paciente, sino que pretende mejorar su estado anímico actual.

terapia cognitivo conductual

¿Cómo funciona la terapia cognitivo conductual?

Todo problema tiene solución por inmenso que parezca. El secreto está en enfrentarlo de la manera correcta. Este tipo de ayuda psicológica aborda las grandes preocupaciones del paciente dividiéndolas en pequeñas partes.

Con esto somos conscientes de cada parte, de la relación entre ellas y de cómo todo esto nos está afectando en su conjunto.

Nuestra vida no es un todo es como un puzzle compuesto por piezas, dependiendo de cómo sea la unión de cada una de las partes nuestros sentimientos son distintos.

En una misma situación podemos actuar y sentirnos de manera diferente. Por ejemplo, voy de compras y me encuentro con un vecino que no me saluda; puedo pensar que le pasa algo y por eso no lo ha hecho o que le caigo mal.

Si pienso que tiene algún problema me puedo parar a ayudarle y me sentiré bien. Sin embargo, si pienso que soy yo me sentiré mal conmigo mismo sin saber si ese es el motivo por el que la otra persona ha actuado así.

Este tipo de pensamientos negativos consigue que tengamos una imagen poco realista o distorsionada de nosotros mismos que nos puede generar mucha angustia.

En resumen, con la terapia cognitivo conductual el psicólogo puede evaluar lo que pensamos de una situación y que acciones y emociones han tenido lugar a consecuencia de ellos.

terapia cognitivo conductual

¿Cómo son las sesiones de la terapia cognitivo conductual?

Después de lo comentado te preguntarás qué te vas a encontrar en terapia si tu psicólogo opta por este tipo de tratamientos.

El profesional decidirá en las primeras cuatro sesiones si las técnicas cognitivo conductual son las más apropiadas para tratar tu caso.

Aunque las técnicas de la terapia cognitivo conductual no se centran en el pasado, tu terapeuta te hará alguna pregunta sobre él para entender cómo te está afectando ahora.

Un  ejercicio cognitivo conductual que es habitual en este tipo de ayuda psicológica es llevar un diario. Con esto lo que conseguimos es dividir nuestro problema en partes y analizar de forma minuciosa cómo pensamos, qué sentimos y cómo actuamos en cada situación.

El psicólogo te ayudará a ver si lo que piensas es real o es fruto de un pensamiento negativo que tú mismo has construido.

Lo que se pretende conseguir con la terapia cognitivo conductual  es que cambies esos pensamientos negativos por otros positivos y si una actividad nos hace sentir mal simplemente dejar de hacerla.

El ritmo de esta terapia psicológica lo pones tú. No hay nadie que sepa mejor que tú mismo que es lo que estás preparado para intentar o no.

Una de las ventajas de la terapia cognitivo conductual es que las técnicas que se aprenden se pueden continuar aplicando incluso una vez finalizada la terapia.

Es un tratamiento psicológico que requiere tiempo pero que te ayudará a enfrentar la vida de otra manera y a poder disfrutar de ella.

Si quieres ver otras opciones puedes mirar en qué consiste cada tipo de terapia.

¿Qué tipo de trastornos se pueden tratar con la terapia cognitivo conductual?

Este tipo de terapias psicológicas  se pueden aplicar en multitud de casos. Para casos de depresión y ansiedad son las más utilizadas.

En casos de depresión leve pueden ser utilizadas sin recibir ningún tipo de medicación, sin embargo, si es severa sí que se necesita un tratamiento adicional.

Se ha demostrado que también pueden ser útiles en trastornos alimenticios, en casos de TOC,  trastorno de estrés postraumático, agorafobia o esquizofrenia.

Terapia cognitivo conductual en terapias de pareja

Uno de los problemas que más visitas al psicólogo generan son los relacionados con el amor. Los sentimientos a veces pueden resultarnos muy complejos y a veces necesitamos gestionar cómo alcanzar el equilibrio con nuestra pareja.

Se piensa que el amor puede con todo pero es una idea equivocada. Muchas veces los miembros de la pareja tienen diferencias irreconciliables que no van a resolverse de por magia divina.

Las terapias cognitivas conductuales también pueden ser utilizadas en terapia de pareja, puesto que ayudan a ver de forma pormenorizada cada una de la partes del problema que tienen en común y que sentimientos producen en cada miembro de la pareja.

El tratamiento cognitivo conductual lo que pretende es establecer contratos en los que se fija cómo debe de ser la conducta de ambas partes. En ellos se especifica que actitudes tienen que cambiar, durante cuánto tiempo y en qué situaciones.

Los cambios de actitud que realiza cada persona son acordados entre ellos y consiguen generar que se produzca un cambio de sentimiento y emociones entre los dos.

Si te interesa profundizar cómo puede llevarse a cabo una terapia de pareja eficaz puedes visitar la página oficial de colegio de Psicólogos de Madrid para ver más información.

terapia cognitivo conductual

¿En qué se diferencia la terapia cognitivo conductual de otras?

Como hemos comentado, una de las diferencias fundamentales es que otro tipo de terapias miran más hacia el pasado, en cambio este tipo de ayuda psicológica se centra en el presente, lo que nos afecta aquí y ahora.

Otro aspecto que la diferencia es que está basada en la evidencia científica, y no en la interpretación del psicólogo que la realiza, por lo que permite que los progresos que se van realizando puedan ser valorados.

Es un tipo de terapia psicológica activa, es decir, si te decantas por este tratamiento deberás trabajar tus sentimientos también fuera de terapia con tareas que te mandará en terapeuta. Es decir, los progresos los tendrás que conseguir tú trabajando en ti mismo de forma constante.

Una de las grandes ventajas es que suele ser un tratamiento psicológico breve si lo comparamos con otros, aunque esto es relativo siempre y cada paciente es un mundo por descubrir.

Si alguna vez has recibido este tipo de tratamiento y te ha resultado útil puedes contarnos cómo ha sido tu experiencia en comentarios. Desde Web de Salud estaremos encantados de leerte.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here