dieta paleo

Walter Voegtlin, fue el primer especialista en salud en sugerir un plan de alimentación semejante al de la era paleolítica. En su libro publicado en 1975 describió que el hombre es un ser carnívoro por naturaleza ancestral y que la alimentación de la era paleolítica se basaba en carnes, proteínas y pequeñas cantidades de carbohidratos. Desde entonces, se practica la dieta paleo y hoy en Web de Salud te la explicamos.

 ¿Qué es la dieta Paleo?

La dieta Paleo también es conocida como “dieta paleolítica”, “dieta de la edad de piedra”, “dieta de los cazadores-recolectores” o “dieta del hombre de las cavernas”.

La dieta paleo se basa en un plan de alimentación conformado por alimentos similares a los consumidos en la era de piedra. Las carnes rojas y los pescados, representan a los animales de caza, mientras que las frutas, frutos secos, raíces y verduras simulan a los alimentos recolectados por el hombre cavernícola.

La dieta excluye aquellos alimentos que aparecieron con la “revolución neolítica”, es decir, con el auge de la agricultura hace 10.000 años atrás. Entre estos están los granos o cereales, leguminosas, derivados lácteos, azúcares refinados, sal y aceites industrializados.

Los seguidores de la dieta paleo, incluyendo su autor intelectual, el gastroenterólogo Voegtlin, defienden la “hipótesis de la discordancia”.

Según esta hipótesis el hombre ha heredado la genética de sus antepasados para aprovechar los nutrientes de los alimentos compatibles con la era del paleolítico, pero no la de otros alimentos diferentes a estos.

Los defensores de este estilo de alimentación piensan que las enfermedades crónicas como las cardiovasculares, la diabetes y la obesidad se originan en los alimentos industrializados. Otros especialistas del área están convencidos que la teoría de la evolución del hombre, explica la adaptación a una gran variedad de alimentos desde la época de la agricultura hasta la actualidad.

Alimentos que incluye la dieta Paleo

Todo tipo de frutas

Todas las variedades, como manzana, pera, melocotón, sandía, aguacate, papaya, guayaba, banana, fresa, frambuesa, uvas, kiwi, piña, naranjas, lima, entre otras. Frutos secos y semillas como nueces, almendras, pistacho, coco, entre otros.

Todo tipo de vegetales

Hierbas como cebollín, tomate, cilantro, perejil, coles, acelgas, ajo porro, cedano, cebolla, pimiento, pepino, entre otros.

Todo tipo de pescados

Incluye todas las variedades de pescados, especialmente aquellos con alto contenido de ácidos grasos omega 3, como la caballa, el atún albacora, carite, salmón y otros peces azules, ricos en docosahexaenoico y eicosapentaenoico.

paleodieta

Carnes rojas

Tienen en cuenta las carnes con muy bajo contenido de grasa saturada, especialmente aquellas que provienen de animales alimentados con pasto o animales de caza.

Los que se excluyen son las leguminosas como el maní, los frijoles y las lentejas. Los cereales, como la avena, la cebada, el maíz y el trigo. Los derivados lácteos, azúcar refinada, la patata y tubérculos y los alimentos procesados.

Ejemplo de un plan de alimentación al estilo de la dieta Paleo

Desayuno: Atún a la plancha y ensalada de frutas

Almuerzo: Solomillo de ternera asado y ensalada de lechuga, tomate, pepino, almendras aderezado con zumo de limón.

Cena: Lomo de cerdo asado salteado con zanahoria, ensalada de aguacate, cebolla, tomate, nueces y jugo de limón. Para el postre, kiwi con uvas y rodajas de piña.

Meriendas: Melocotón, palitos de zanahoria. Puedes variar las frutas de acuerdo a tu preferencia.

Beneficios que aporta la dieta Paleo

Trastornos gastrointestinales

Este tipo de dieta está destinada principalmente a personas con enfermedades del tracto gastrointestinal como el síndrome de intestino irritable y enfermedad inflamatoria intestinal.

Enfermedades crónicas

También se ha relacionado con el control de la glucemia como en pacientes diabéticos o con hiperinsulinemia y con la disminución de los indicadores de riesgos coronarios y de los adenomas del colon y recto.

Control del peso

El poder de saciedad que causa este tipo de alimentación, debido al elevado contenido de fibra proveniente de las frutas y las verduras, acelera la pérdida de la grasa corporal y por tanto la reducción del peso.

dieta paleo menu

Intolerancia al gluten

Esta dieta también se sugiere en personas celíacas o con intolerancia al gluten. Esta proteína se encuentra principalmente en los cereales como el trigo, cebada, avena y maíz, la cual causa serios trastornos gastrointestinales desde leves a severos. Se puede considerar una dieta libre de gluten.

Tratamiento de dislipidemias

Los altos niveles de colesterol y triglicéridos pueden ser controlados con la dieta Paleo. El uso de pescados azules con alto contenido de ácidos grasos omega 3, reducen los lípidos sanguíneos en exceso. El flujo sanguíneo mejora y con ello el riesgo de enfermedades del corazón. Es importante reducir las carnes rojas en estos casos.

Regula la presión arterial

La sal, las salmueras y los productos lácteos e industrializados como los enlatados son excluidas de esta dieta. La reducción de sodio es importante, razón por la cual mejora la presión arterial en personas con tensión alta. Además las frutas y verduras ricas en agua, ayudan a la hidratación y control de líquidos.

Cuidados con la aplicación de la dieta Paleo

Existen algunas precauciones a tener en cuenta con la dieta Paleo que mencionamos a continuación:

No usar carnes rojas en pacientes cardíacos

Se recomienda el uso de pescado azules o magros acompañados con suficientes vegetales y frutas frescas, preferiblemente enteras. La pectina o fibra soluble contribuye con la reducción del colesterol y triglicéridos.

Mantener el control de pacientes renales

El alto consumo de carnes y pescados incrementa considerablemente la ingesta de proteínas.  En pacientes renales, se requiere vigilar las porciones de carne a ingerir. Las cantidades dependen de las indicaciones nutricionales para cada paciente.

También hay que considerar que los frutos secos son ricos en proteína vegetal. Por tanto, la porción a consumir diariamente debe ser controlada.

Vigilar el consumo de calcio y vitamina D

La ausencia de consumo de derivados lácteos conlleva a una baja ingesta de calcio y vitamina D. Algunos frutos secos pueden aportar el calcio necesario y la exposición a los rayos solares puede ayudar a sintetizar la vitamina D.

Recuerda acompañar la dieta Paleo con la actividad física y tomar al menos 8 vasos de agua diarios. Esto complementará tu buen estado de salud.

Esperamos que el artículo te haya gustado, si es así, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.