dolor menstrual

Las mujeres tenemos particularidades fisiológicas de las cuales debemos hacernos conscientes a lo largo de nuestra vida para obtener un estado de salud y bienestar ideales. Uno de los procesos más complejos, biológica y socialmente, por el que pasamos las mujeres a lo largo de la vida, es la menstruación. Con el fin de educarnos en el autoconocimiento, hablaremos sobre el dolor menstrual, sus causas y cómo aliviarlo.

Para un equilibrio físico, mental y emocional ideal, es propicio que nos conozcamos a fondo. Esto pasa por conocer nuestro cuerpo y sus ciclos de la manera más eficaz que se pueda, lo cual nos ayuda a prevenir enfermedades y a sentirnos mejor con nosotras mismas. Debemos saber que la menstruación es un proceso cíclico que se presenta en las mujeres sexualmente maduras, es decir, que son capaces de procrear.

¿En qué consiste el ciclo menstrual?

Entre la mayoría de las hembras primates, un ciclo reproductivo dura de 24 a 36 días, y al final de dicho ciclo se produce lo que conocemos como menstruación. El período de sangrado es causado por la expulsión del óvulo no fecundado, y se acompaña de síntomas como el famoso dolor menstrual, dolores de cabeza, cambios en el estado de ánimo o hinchazón mamaria, entre otros.

No todas las mujeres presentamos los mismos síntomas, ni compartimos al 100% las características de nuestra menstruación. Es por ello que debemos observarnos y hacernos revisiones para prevenir cualquier inconveniente, pero también conocer nuestro ciclo puede darnos información.

Por ejemplo, podríamos saber cuáles son nuestros días fértiles y calcular cuándo podemos quedarnos embarazadas con mayor seguridad, lo cual es sumamente útil tanto si buscas tener un hijo como si lo intentas prevenir.

¿Por qué se produce el dolor menstrual?

Las menstruaciones dolorosas afectan al menos al 30% de las mujeres en edad reproductiva, siendo uno de los trastornos ginecológicos más comunes. El dolor menstrual también se conoce médicamente como dismenorrea, y se caracteriza por dolores palpitantes o cólicos en la parte baja del abdomen o vientre, los cuales se asemejan a calambres.

Otros síntomas que acompañan a la dismenorrea pueden ser dolores en la espalda baja, dolores de cabeza, náuseas y vómitos, diarrea y dolor en las piernas. Aunque no sea muy comentado, las variaciones hormonales que producen la menstruación pueden provocar o enfatizar problemas como la ansiedad y la depresión.

Debe aclararse que el dolor menstrual no es lo mismo que el síndrome premenstrual, pues cada uno posee manifestaciones sintomáticas distintas y pertenecen a dos fases del ciclo menstrual diferentes.

Los factores que causan una regla dolorosa son múltiples. Pueden estar asociados a enfermedades o condiciones patológicas inusuales, lo que en estos casos se conoce como dismenorrea secundaria. O bien, no estar vinculados a ninguna otra afección, conociéndose esta situación como dismenorrea primaria.

En el caso de la dismenorrea primaria, puede ser causada por exceso de producción de químicos naturales en el útero. Esto fomenta la contracción de este órgano y produce el dolor menstrual característico. Estas contracciones pueden empezar dos días antes de tu período y durar varios días.

Por otra parte, algunas de las enfermedades con las que está relacionada la dismenorrea secundaria son la endometriosis, fibroides uterinos o quistes ováricos, entre otras.

Que la menstruación no te agarre desprevenida y sigues estos simples consejos para aliviarla

Otras causas del dolor menstrual

No descansar bien ni contar con la alimentación adecuada, además de estar expuesta de mucho estrés, pueden ser factores que aumenten la intensidad del dolor menstrual.

Así mismo, mantener una rutina demasiado sedentaria puede acentuar los síntomas antes y durante la menstruación. Es decir, el estilo de vida que lleves también puede hacerte más o menos propensa a sufrir de dismenorrea.

¿Cómo combatimos el dolor menstrual?

Para aliviar el dolor menstrual existen diversos métodos. Dependiendo de la intensidad de tu dolor, unos serán más útiles que otros. Te invitamos a que continúes leyendo para enterarte de las alternativas más eficaces para combatir esos molestos dolores de vientre.

Métodos farmacéuticos

Al momento de tener un dolor menstrual muy fuerte, puedes acudir a analgésicos que alivien los dolores en el vientre, espalda y piernas. Es posible, incluso, conseguir medicamentos o líneas de medicamentos fabricados especialmente para el período menstrual.

Su efecto de alivio puede variar en duración, por lo que te recomendamos tomar de una a dos píldoras al día de acuerdo a la intensidad del dolor, pero siempre consultando con un profesional.

Aplicación de temperatura

Otra de las formas más efectivas para combatir el dolor menstrual es la aplicación de calor a través de compresas de agua caliente. En caso de poseer una bolsa térmica, otra alternativa que puedes usar es un recipiente de plástico que resista el calor, y al igual que la compresa, aplicarlo directamente sobre la zona dolorida para ayudar a desinflamar.

El calor ayuda a relajar los músculos del útero y mejora el flujo sanguíneo. Con unos 15 o 20 minutos que permanezcas acostada con calor aplicado, te sentirás mucho mejor.

Infusiones y bebidas calientes

Teniendo el mismo efecto anti inflamatorio y analgésico del punto anterior, puedes optar por consumir infusiones de plantas medicinales como lo son la manzanilla y la canela. La hierbabuena y la menta también son recomendadas para dolores de estómago y vientre.

Para aprovecharlo al máximo, deja hervir el agua e introduce las hierbas, apaga el fuego y deja reposar durante cinco minutos.

No pares de hacer ejercicio

Por más que sientas que ya no puedes más con el dolor menstrual, el ejercicio físico te ayudará a relajarte. Así es, más aún si prácticas alguna disciplina como yoga o pilates, la liberación de endorfinas que produce el ejercicio te proporcionará una sensación de bienestar.

Es posible que te sientas más cansada, pero eso es completamente normal debido a la pérdida de hierro que causa el sangrado menstrual.

Un orgasmo también ayuda

Sí, como lo ves. Por más que el sexo durante la regla sea un tabú aún hoy en día, lo cierto es que al igual que el ejercicio, la práctica sexual te ayudará a liberar hormonas y sustancias químicas que van a hacerte sentir mejor. Masturbarte también puede ayudar, ya que la finalidad es la misma: conseguir un orgasmo.

Así mismo, las contracciones que se producen durante el orgasmo pueden ayudar a relajar a tu útero.

Cuida tu alimentación

Por supuesto, la alimentación también es sumamente importante para mantener tus ánimos bien arriba durante estos días de tanto revuelo hormonal. Evita los azúcares refinados que pueden aumentar el dolor y los desajustes emocionales.

Digamos no al dolor de la regla. Con estos consejos te aseguramos minimizar estas molestias.

Esperamos haberte aportado datos útiles para controlar tus dolores menstruales. Recuerda comentar tu experiencia si crees que algo se nos escapa.

¡Y comparte este post en tus redes sociales!

1 COMENTARIO

Comments are closed.