verano en la piel

Para aprender a tener el mejor cuidado de la piel en verano, debes saber el tipo de piel que tienes. Así sabrás los problemas que puedan aparecer por la exposición al sol, como pigmentaciones, quemaduras solares, arrugas, cambios de la textura de la piel o el nefasto cáncer de piel.

Los daños los suele causar la fracción invisible de la luz, compuesta por los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB). Los rayos ultravioleta suelen ser más intensos y peligrosos durante el verano. Aunque son también más intensos en días nublados.

Algunos tejidos o ventanas pueden dejar pasar hasta un 50 % de la luz ultravioleta, por lo tanto, hay que tomar medidas importantes para evitar el daño.

¿Cómo debe ser el cuidado de la piel en verano?

¿Cómo debe ser el cuidado de la piel en verano?

Un imprescindible: Protector solar

Utiliza a diario protección solar en las zonas que vayas a exponer al sol. Aplica entre 20 y 30 minutos antes de exponerte y repite cada 2 horas. Es recomendable hacerlo cada vez que salgas del agua.

Los fotoprotectores funcionan al absorber o reflejar los rayos del sol en la piel. El factor de protección solar (SPF) debe especificar cómo protege de los los rayos ultravioleta. Deben tener un mínimo de factor de protección 15. Las personas con pieles blancas, con ojos claros se queman con facilidad. Lo recomendable es que usen factor 30 o el 50.

Complementos de protección

Es importante usar otras medidas de protección como el labial con FPS 15, gafas de sol y sombreros. Aunque el protector solar es muy útil, estos accesorios nos aseguran que estaremos cubiertos en todos lados. Un dato útil para llevar el mejor cuidado de la piel en verano.

Ropa adecuada

Usa ropa ligera, que no dé demasiado calor y cubra la mayor parte del cuerpo. De esta forma, evitarás la acción directa del sol. Recuerda que debes tener un buen cuidado de la piel en verano antes de salir de casa.

¿En qué horario tomas el sol?

Es prudente evitar el sol desde las 10 de la mañana hasta las 17. En ese horario, los rayos son más fuertes. En caso de que tengas que exponerte, ponte protector solar, sombrero y gafas de sol.

No olvides hidratarte

La deshidratación es común en verano. Toma agua y mantente hidratado. De lo contrario, tu piel perderá la suavidad de siempre. Lo ideal es tener loción refrescante en spray para usarse en el día. Lleva agua antes de salir de casa, para llevar un buen cuidado de la piel en verano.

Limpia y exfolia la zona del rostro

Durante el verano, limpia tu rostro 2 veces al día. En esta época, la sudoración es mayor y los poros se pueden tapar. También debes exfoliarte para eliminar las células muertas y permitir que la piel se regenere.

Crema hidratante

Usa crema hidratante a base de agua para el rostro y el cuerpo. Ayudará a mantenerte hidratado y evitar la película de grasa que el calor genera siempre en la piel.

No consumas gaseosas

Recuerda que las gaseosas generan celulitis y deshidratación de la piel. Esto te ayudará con el cuidado de la piel en verano.

Vigila tu piel

¿Algún cambio? ¿El color, textura, lunares o manchas anormales? Consulta a tu médico. En caso de que algo aparezca, se puede curar si se trata a tiempo. Estar atento es tener un buen cuidado de la piel en verano.

¿En qué horario tomas el sol?

Consecuencias y enfermedades de la piel causadas por el sol

¿Por qué es importante cuidar la piel durante el verano? Aparte de evitar envejecer con más rapidez y otras razones estéticas, existen enfermedades causadas por la exposición al sol. Por esto, debes tener un cuidado de la piel en verano.

Quemaduras solares

Es un efecto causado por los ultravioleta B. Aparecen, usualmente, 24 horas después de la exposición solar. Hay tres tipos de quemaduras solares.

Las de primer grado afecta a la epidermis. Esta es la capa externa de la piel. Causa enrojecimiento, tirantez, quemazón y dolor. La de segundo grado afecta la epidermis, algunas capas internas y provoca enrojecimiento, dolor, inflamación y ampollas.

La más extraña es la de tercer grado. Esta afecta a las 3 capas de la piel, no suele ser dolorosa. Suele apreciarse con más facilidad en pieles de tono oscuro.

Para tratar este tipo de quemaduras, es importante refrescar la piel con compresas frías, nunca con hielo. Se recomienda usar leche fría porque tiene propiedades calmantes. También se aconseja beber mucha agua. Para casos graves, se deben administrar medicamentos como hidrocortisonas.

El bronceado en la piel

El bronceado ocurre por exposición al sol. Aunque a muchos les gusta, los dermatólogos aseguran que es un daño infringido a la piel. La piel se protege fabricando más melanina y ocurre el bronceado.

Los rayos UVA que se aplica en salones de bronceado son nocivos para la piel, así como los de la luz solar. Aplicar mucho bronceado puede causar envejecimiento prematuro de la piel e, incluso, cáncer.

Envejecimiento y arrugas

Quienes trabajan al aire libre desarrollan un envejecimiento de la piel más rápido, ejemplo, los pescadores. Afecta la textura y la elasticidad de la piel, se forman arrugas y manchas.

El cáncer de piel

La luz solar provoca cáncer de piel, los más comunes son el carcinoma basocelular y el melanoma. El 90 % de estos cánceres aparecen donde la piel estuvo más expuesta al sol, como la cara, cuello, orejas, manos y antebrazos.

Dependiendo del tipo de cáncer de piel que se desarrolle, puede variar el síntoma. Según la Clínica Mayo el carcinoma de células basales se presenta como un bulto ceroso o perlado, la lesión es plana y aparece con úlcera con costras sangrantes.

El carcinoma espinocelular es un nódulo rojo y firme. La lesión es plana con una superficie escamosa y tiene costras.

En cuanto al melanoma, se manifiesta como un área grande y amarronada con ciertas manchas más oscuras. Puede parecer un lunar que cambia de color, tamaño, puede sangrar y sentirse distinto. La lesión es pequeña con un borde irregular. Tiene algunas partes, son rojos, blancos, rosas, azul o azul oscuro.

Otras características, son una lesión dolorosa que puede picar o arder. Las lesiones pueden ser oscuras en las palmas de las manos o las plantas de los pies. También aparecen en las yemas de los dedos de las manos o los pies.

Reacciones alérgicas

Consecuencias y enfermedades de la piel causadas por el sol

Algunas personas pueden desarrollar reacciones alérgicas en la piel, como placas rojas, ampollas o habones. Aparecen en zonas donde toca el sol, como cara, escote, brazos y manos. Esas reacciones las pueden causar plantas, medicamentos o cosméticos, pero no aparecen sin la acción de la luz del sol.

¿Cómo es tu cuidado de la piel en verano? Esperamos desde Web de Salud que hayas aprendido a cuidarte si no sabías, y si es así, no dudes en compartir este artículo en tus redes sociales.